febrero 20, 2008

TREN PARA TODOS...





Por Pino Solanas


La sociedad argentina padece uno de los más caros e inseguros sistemas de transporte, con catastróficas consecuencias humanas y económicas. En 2007 el transporte vial le ocasionó al país la mayor cantidad de accidentes de su historia, con más de 8000 muertos y miles de heridos. No es sólo imprudencia o el alcohol: es el colapso del sistema de transporte a raíz de la drástica reducción del ferrocarril y las privatizaciones que demostraron ser incapaces de dar mejor servicio que el transporte público.
En todo el mundo se siguió desarrollando el ferrocarril porque es el más económico de todos los transportes y el único que entra a cualquier pueblo con niebla o lluvia. En nuestro país, el plan Larkin (Banco Mundial, año 1959) levantó ramales para hacer economías, pero su real objetivo fue debilitar las economías regionales y la industria nacional. De casi 50.000 km de vías y 130.000 ferroviarios que había en 1955, pasamos a 36.000 km y 95.000 trabajadores en 1989. Hoy tenemos 7000 km y 14.000 ferroviarios y no se puede circular a más de 50 km/hora. ¿Cuáles fueron los ahorros? Ninguno.
Con el gobierno Kirchner pagamos tres veces más que antes: tres millones de dólares por día y con las inversiones, once millones de pesos al año. El Estado paga todos los sueldos, compras y reparaciones y, además, subsidia con más de mil millones de pesos el gasoil de autos, colectivos y camiones, viajemos o no en ellos. Argentina paga uno de los sistemas de transporte más caros del mundo: equivale al 27 por ciento de su PBI, contra el 9 por ciento de Canadá y Australia.
Siendo un país agrario, el transporte automotor no es viable. El ferrocarril cuesta 7 u 8 veces menos: una locomotora arrastra la carga de 50 camiones; un tren mediano lleva tantos pasajeros como 19 ómnibus Con la mitad de lo que gastarán en el “tren bala” se reconstruyen a nuevo 11.000 km de vías para los cargueros y 7000 km para los cinco grandes ramales a las provincias, más 300 locomotoras y cientos de vagones nuevos para poder circular a 120 km por hora. La reconstrucción de la industria ferroviaria pública puede crear miles de puestos de trabajo en vez de comprar trenes en desuso –caros y sin repuestos– de Portugal o España. El secretario de Transporte, Ricardo Jaime, debería explicar por qué derrocha los recursos en chatarra ferroviaria.
Frente a la crisis y la desinformación, el kirchnerismo quiere hacer votar en las sesiones extraordinarias de la Cámara de Diputados la Ley de Reordenamiento Ferroviario, sin el necesario debate y cerrando la ronda de consultas. Tras su paso por el Senado, el proyecto de ley fue vaciado de contenido: el Estado les seguirá sirviendo la mesa a los mismos concesionarios que nos comen desde Menem. Con la complicidad de funcionarios, son responsables del vaciamiento impune de los 37 talleres-fábricas con sus miles de máquinas y repuestos, más el destrozo y robo de miles de vagones y locomotoras. El valioso patrimonio fue entregado sin inventario previo a los Taselli, Cirigliano, Roggio, Romero, Techint, Urquía, Brahma, Camargo Correa. Hoy poco queda de él y ninguna denuncia penal prosperó.
La medida más salvaje de las privatizaciones fue sacarles a los pueblos los trenes interurbanos que unían las provincias. Nada golpeó más a los productores y las economías; se perdió la carga difusa y el servicio de correo. Miles de poblaciones sin pavimento hasta la ruta quedaron aisladas; 800 estaciones cerraron; sus pueblos se transformaron en fantasmas y un millón de habitantes emigró hacia las capitales.
Frente a la tragedia social, el proyecto de Cristina Fernández no es reconstruir la red que integraba al país, sino instalar el tren bala hacia Rosario y Córdoba y a Mar del Plata. Su modelo referencial es Puerto Madero, obra de la corporación creada por Menem y Grosso que se apropió de los terrenos públicos del puerto sin pagar nada. Hoy el metro cubierto se vende a u$s 4000: ¿podrán comprar los argentinos o sólo los extranjeros?
El tren bala es antidemocrático y antinacional: su boleto será caro, aumentará la dependencia tecnológica y la deuda externa. El imperativo es restituirle al pueblo su derecho al transporte: volver al tren para todos, un servicio interurbano seguro y confortable, y revisar el modelo actual para reducir las víctimas y costos de la guerra del automotor. El tren debe volver a ser una cultura de la comunicación que integre a la Nación.


* Integrante de Proyecto Sur
Fuente: Pagina/12

febrero 16, 2008

Proyecto Sur en el Bauen





Compas: El próximo miércoles 20 de febrero a las 19 horas, en el salón 'Cascada' del Hotel 'Bauen' -Callao 374- nos reunimos todos los integrantes de Proyecto Sur junto a muchos compatriotas para manifestar nuestra oposición al negocio del 'tren bala' y nuestra voluntad -concurrente con la de millones- de reconstruir un tren nacional al servicio de la mayoría de los argentinos.
Un tren capaz de reconstruir la comunicación entre los pueblos del interior, de generar un medio económico, eficaz, eficiente y confortable para el transporte de pasajeros. Sumando ,además, la posibilidad de abaratar el costo del transporte de carga generando un beneficio a las economías del interior con su correspondiente reflejo social.
Los Compas de Proyecto Sur nos movilizamos convocando a todos nuestros militantes, amigos, allegados y simpatizantes.
Será un acto con un panel en el que se destacan técnicos y dirigentes defensores del tren para todos:
Elido Veschi (Miembro Comisión Directiva APDFA)
Ing. Norberto Rosendo (Pte. Com. Nac. Salvemos al Tren).
Edgardo Reynoso (Delegado Unión Ferroviaria L. Sarmiento).
Ing. Jorge Contestí (Ex Sub Gerente del Ferrocarril Mitre). Fernando Pino Solanas (ex cand. a Presidente Proyecto Sur).
El Coordinador será el compañero y diputado nac.Claudio Lozano (CTA).

Allí estaremos como primer movida firme de este año, en que la cuestión ferroviaria -impulsada por el insostenible proyecto del tren bala- se transformará en elemento divisorio de aguas: los que aspiramos a un proyecto de Nación con beneficio para todos y los que pretenden continuar con un modelo de exclusión social, concentración del capital, dependencia financiera y tecnológica, con grandes privilegios para una pequeña minoría.
Nos vemos en el Bauen, un fuerte abrazo, Claudio Giorno.

febrero 15, 2008

AGRADECIMIENTO


Los compañeros de Proyecto Sur de la localidad de Moreno , agradecen la charla brindada en el día (viernes 30/11) por los compañeros Felix Herrero y Diego Mansilla (miembros del grupo M.O.R.E.N.O.) en nuestro local (Libertador 875. Moreno). Proyecto Sur levanta las banderas iniciadas por Ustedes y es nuestro deber informarnos y formarnos para transmitir a cada compañero, cada vecino, cada organización social, en cada barrio; la historia, el saqueo, las problemáticas y las posibilidades de poner en marcha la recuperación de nuestros recursos. Los comentarios fueron muy buenos y con ganas de tener una nueva reunión donde podamos realizar talleres de trabajo. Para nosotros, el 30/11 ha sido el inicio de una serie de actividades que nos iremos dando a traves de el debate, radio abierta, difusión en los diarios locales, conferencia de prensa, etc. Una vez más, muchas gracias.
Claudio Giorno -Proyecto Sur de Moreno-

¡NO AL "TREN BALA"!

Proyecto Sur se moviliza y busca ganar la calle nuevamente, para enfrentar las urgencias y demostrar que cumplimos con lo prometido durante la campaña: seguir con la construcción de una fuerza unida y en crecimiento para enfrentar los problemas nacionales.

Por: Redacción Infosur

¿Y cuáles son los temas prioritarios que viene planteando Proyecto Sur? : la recuperación de los recursos naturales y el petróleo; acabar con la miseria y la desocupación; e impulsar la integración latinoamericana. Pero hoy se suma otra urgencia: la reconstrucción del sistema ferroviario, frente al colapso y la crisis general del transporte argentino, como consecuencia del fracaso y vaciamiento producto de las privatizaciones, y frente al perjudicial anuncio del contrato del “tren bala”.
Nunca se vivió una situación de deterioro semejante; ni los usuarios y pasajeros estuvieron tan maltratados: no funcionan trenes, aviones, aeropuertos; se suspenden servicios a diario; y los accidentes se multiplican. El modelo del transporte automotor colmó las calles y carreteras: sólo el año pasado se registraron más de 8.000 muertos.
Ante esta situación, la reciente firma del contrato del “tren bala” es una de las medidas más graves y equivocadas que se han tomado en estos años: no sirve a nuestras necesidades -como lo explican las notas que se publican en este número-, sino que vuelve a generar deuda externa y mayor dependencia tecnológica; se desperdicia la ocasión de reconstruir un ferrocarril que atienda a las necesidades de transporte de todo el pueblo argentino, especialmente a las poblaciones del interior. Necesitamos un tren que integre las economías regionales, que sea alternativa al transporte automotor y reconstruya la gran industria ferroviaria que tuvimos, con cientos de miles de puestos de trabajo.
Por eso, junto a la denuncia de la re-privatización del petróleo en beneficio de los amigos del gobierno, la cons¡gna prioritaria del presente es “No al tren bala, sí al tren para todos”. Hay que enfrentar la desinformación y explicarle al ciudadano las ruinosas consecuencias que le traerán al país los nuevos espejitos de colores del “tren bala”.
Con los más de $ 10.000 millones que, se estima, se gastarán en este proyecto, podríamos construir un tren seguro y confortable para todo el país.
Denunciemos al triángulo de la mega-corrupción: concesionarios, cúpula sindical ferroviaria y gobierno. La “mordida” es insaciable: hoy gastan tres veces más que antes de la privatización, para tener el 20% de trenes y trabajadores ferroviarios que teníamos antes.
Por estas razones, es preciso promover un gran debate nacional sobre el modelo de transporte y comunicación que necesitamos los argentinos. El camión y el automotor son los medios más caros y contaminantes, mientras el ferrocarril sigue siendo el medio más económico y que menos contamina. Una locomotora arrastra la carga de 50 camiones. El debate no es solo ideológico: con un barril de petróleo a US$ 100 o más, junto a la importación de gasoil a precio internacional, el modelo exclusivo de transporte automotor no es viable en Argentina, al ser uno de los medios más caros. El ciudadano, utilice o no el colectivo o camión, lo sostiene, a través del Estado, con grandes subsidios al gasoil. Ante estas urgencias, los grupos territoriales y militantes de “Proyecto Sur” deben retomar la calle, para multiplicar, con ingenio, las pintadas, afiches, charlas y mensajes

Compañeros y compañeras


Es una inmensa alegría llegar a Uds. de manera virtual, esto nos permitirá estar mas en contacto y con información al día sobre lo que Proyecto Sur trabaja aquí en Moreno y sobre lo que sucede en otros puntos del País. Esperamos también que esta circular sea un incentivo a sumarte a Proyecto Sur y con tus aportes enriquezcas la experiencia que ya tiene cimientos aquí en Moreno a través de los compañeros y compañeras que plantaron la bandera de la recuperación de los recursos naturales y con nada se jugaron electoralmente cosechando un piso mas que interesante para animarnos a seguir construyendo políticamente el Moreno que queremos para todos. Sabemos que no es fácil pero tampoco queremos delegarle mas nuestro destino a aquellos que nos ningunean y trabajan para el gran capital mientras a nosotros nos conforman con subsidios, planes y otras yerbas.
La Invitación está hecha, podes encontrarnos todos los martes a partir de las 20 en nuestro local de Av. Libertador 875, Moreno. Si necesitas mas información llamanos o escribinos a:

Claudio Giorno 15-44721894 mailto:cgiorno@ciudad.com.ar
Pepe Lombardía 1568857609
Gustavo Zarza 1554945657mailto:1554945657zagus@ciudad.com.ar

Los esperamos Proyecto Sur -Moreno-