agosto 25, 2008

POSICIÓN DEL DIP. CLAUDIO LOZANO ACERCA DE AEROLINEAS ARGENTINAS

Sr. Presidente (Fellner).- Tiene la palabra el señor diputado por la Capital.

Sr. Lozano.- Señor presidente: hemos recibido un mamarracho, que constaba de un proyecto de ley acompañado de un acta acuerdo, con contradicciones entre sí. Un verdadero mamarracho. Sin embargo, luego del debate parlamentario estamos discutiendo ahora un proyecto que, sin ser una panacea, brinda al gobierno la oportunidad de mejorar las cosas en este tema.
No es una panacea porque el gobierno no ha hecho bien las cosas: no previó una situación que pudo haber previsto ya que tenía información concreta para actuar. Inclusive, frente a la crisis no ha dado los pasos adecuados. De hecho, uno de los pasos más graves, y que de alguna manera formaba parte de esta suerte de mamarracho que recibimos, es el acta acuerdo que el ministro De Vido y el secretario Jaime establecieran con el grupo Marsans. Esta acta ponía en verdadera situación de debilidad al Estado argentino, porque desde el inicio fijaba una paridad entre el Estado y un grupo que tenía evidentes irregularidades y que había vaciado la aerolínea de bandera.
Debilidad porque se fijaba en el acta un tercer árbitro al cual había que acatar; debilidad porque no resultaba claro quién terminaba definiendo la operación; debilidad por un método de valuación absolutamente insensato que proponía valuar la empresa en función de las ganancias futuras de una empresa saneada; debilidad porque, además, el proyecto que nos proponían avalaba esa acta acuerdo.
Ante todo, quiero dejar en claro que no hay lugar para las sorpresas: no es extraño que hayamos recibido esto así. Esto viene de la mano de alguien que desde que ocupa la Secretaría de Transporte no ha dado un solo paso en dirección a resolver el colapso que atraviesa el sistema de transporte público en la Argentina. Se trata de un funcionario oscuro, responsable de la asignación de subsidios multimillonarios respecto de los cuales nadie percibe qué efectos prácticos tienen, un funcionario que en nombre de recuperar el ferrocarril ha comprado chatarra en el exterior, que no ha dado dos pasos mínimamente razonables encaminados a la reconstrucción del sistema ferroviario y el replanteo del modelo general de transporte que la Argentina necesita y cuya propuesta más genial ha sido la de una fuga en velocidad, una suerte de revival de los 90, con la propuesta del tren bala.
El gobierno debería reflexionar –creo que algo se ha dicho por allí-, porque la verdad es que desafectar a Jaime de la conducción de este proceso mejoraría en gran medida la credibilidad sobre la reestatización de Aerolíneas Argentinas. Debe quedar en claro que en tanto esto no se haga la mejor de las intenciones va a estar plagada de sospechas. En tal sentido, a este gobierno le cabe el mismo problema que tiene con Moreno: en tanto no lo desafecte va a ser difícil recuperar la credibilidad en el INDEC. Del mismo modo va a ser difícil que se crea en la reestatización de Aerolíneas Argentinas si no desafectan a Jaime de esta responsabilidad.
En nombre del hecho histórico de recuperar el patrimonio público –a lo cual hacía referencia mi compañero, el diputado Ariel Basteiro‑, la renuncia de Jaime en este contexto sería un aporte sustancial.
Dicho esto quiero dejar en claro, desde que lugar nosotros nos ubicamos – y digo “nosotros” porque en este tema venimos trabajando de manera conjunta con los compañeros del bloque del SI y, en mi caso particular, expresando la posición de Proyecto Sur‑, de que modo nos paramos para debatir la recuperación de Aerolíneas Argentinas y Austral. Para nosotros esto se inscribe en una estrategia mayor que se debería discutir y que no lo estamos haciendo. Se trata de la recuperación del monopolio regulado del cabotaje en la Argentina, asociado a la posibilidad de asumir la perspectiva de los vuelos internacionales en el marco de un acuerdo regional en integración con otros países como Brasil, Venezuela, entre otros.
Lo hacemos convencidos de que el negocio no es la aeronavegación sino que ella es parte de una estrategia mayor que supone el sostén de la industria del turismo, con todo lo que eso implica y que ha sido explicado por parte de otros diputados. También porque sabemos que de la mano de la aeronavegación hay posibilidad de diseñar palancas industriales, concretamente la reconstrucción de la industria aeronáutica. Hay una Fábrica Nacional de Aviones muerta de risa en Córdoba que podría ser parte de una estrategia en sociedad, por ejemplo, con Embraer, la fábrica de aviones que tiene Brasil.
Por lo tanto, para nosotros este debate no es abstracto ni se circunscribe a un problema particular sino que tiene que ver con un modelo más general de desarrollo de país y desde el cual lo estamos dando. Como bien decía mi amigo Raimundi, no hay una sola manera de decir que sí ni un solo modo de decir que no. El problema es que sí y no significan sí y no, pero nosotros decimos sí o no en función de convicciones y proyectos concretos, y lo que estoy blanqueando es desde dónde formulamos nuestro planteo.
En este sentido, estamos absolutamente en contra de lo que ha sido la política de cielos abiertos, que casualmente el mismo Jaime impulsó permitiendo el ingreso de LAN.
También discrepamos con aquellos que sostienen la creación de una línea de bandera y al mismo tiempo una política de cielos abiertos, como lo hizo lo Unión Cívica Radical por intermedio del senador Gerardo Morales. Tenemos otro tipo de planteo para discutir este tema.
Tampoco estamos de acuerdo con aquellos que creen que hay que discutir el tema de la aeronavegación desde la perspectiva del mercado (como el PRO). La desregulación y el mercado aplicado a este tipo de experiencias dan como resultado lo que el mercado efectivamente hace corrigiendo por vía de la caída de empresas. Lo que sucede es que en este caso lo que se produce es la caída de aviones. Por lo tanto, es un absurdo pensar desde la perspectiva del mercado este servicio público que se sostiene en todos lados con intervención y regulación estatal.
Nosotros discutimos esto desde otro lugar; creíamos y creemos que hay que rechazar el acta acuerdo. También opinamos que la intervención no debió haber sido consensuada con Marsans sino que se debió haber decidido de modo unilateral en el marco de la ley de abastecimiento. Esto debió haber sido acompañado –todavía hay tiempo para hacerlo‑ por un Estado que respalde en los ámbitos local e internacional las acciones judiciales para establecer la responsabilidad patrimonial que cabe a Marsans y poner en cabeza de ese grupo la deuda que le corresponde, como asimismo reclamar e iniciar conversaciones con el Estado español sobre aquellos recursos que Marsans recibió y que no llegaron al destino que le dio el Tesoro español. Consecuentemente, todavía hay cosas por hacer.
También creemos que el diseño de empresa tiene que ser otro, no sociedad anónima sino sociedad del Estado. Esta empresa debe tener presencia nacional, un componente federal con representación provincial y representantes de los trabajadores y de la comunidad a través de los usuarios y consumidores.
Estamos de acuerdo con el bloque socialista respecto de la necesidad de impulsar la creación de una comisión bicameral que investigue lo que ha sido esta experiencia de “curro” sistemático y permanente de los últimos dieciocho años sobre Aerolíneas Argentinas, que se ha traducido en el desfalco patrimonial que todos conocemos.
Tal como lo señalamos desde un principio, estamos seguros de que resolver esto implica recuperar el control estatal sobre el servicio público de aeronavegación y sobre nuestra aerolínea de bandera. Asimismo esto significa no dilapidar recursos públicos y hacerse cargo de resolver los problemas de los 9.300 trabajadores que por negligencia oficial o especulación empresaria, una y otra vez están expuestos a la situación que hoy estamos discutiendo.
Porque también somos conscientes de que si todavía estamos evaluando la posibilidad de recuperar una aerolínea de bandera es porque los trabajadores fueron los que en todo momento confrontaron tanto con la privatización en el caso de Iberia, como con American Airlines y Marsans. Ese es el activo con el cual hay que sostener cualquier discusión en serio respecto de la política que se quiere llevar adelante en relación con Aerolíneas Argentinas: sus trabajadores.
Decíamos que hemos recibido un mamarracho y estamos devolviendo una herramienta. La primera diferencia es que nos habían enviado una propuesta de rescate, de absorción de deuda y reprivatización, y esperamos que hoy el oficialismo proponga un artículo como planteamos en la comisión, por el que efectivamente se garantice que bajo ningún concepto se puede alterar la mayoría accionaria en manos del Estado ni la capacidad de decisión estratégica y de veto. Si esto se incluye, por primera vez este proyecto estará hablando de reestatización.
Por otra parte, este texto que estamos considerando no valida el acta acuerdo.
Comparto con los compañeros del resto de los sectores de la oposición que dicen que sería mejor que se rechace. Sería mejor y no dejaría ningún lugar a dudas, pero este proyecto no la valida, y eso es lo objetivo. No hay en él ninguna frase que valide el acta acuerdo.
Es más, hay artículos que modifican el acta acuerdo y por lo tanto, frente a un acta administrativa y una ley está claro que prima la ley.
En este sentido es cierto que hay un solo tribunal –no hay tres‑, y es cierto que el que va a terminar decidiendo es el Congreso Nacional y por lo tanto nuestra última opinión en cuanto a lo que el gobierno haga la daremos en ese momento, porque todavía no sabemos lo que el gobierno terminará haciendo.
En definitiva, estamos dando una herramienta para que se mejore lo que se ha venido haciendo hasta ahora.
En tercer lugar proponemos otra modificación para que el oficialismo explícitamente diga, antes de la votación en general, que modificamos la propuesta de valuación que estaba en el acta acuerdo y se exprese con toda claridad que la tasación será al momento de la intervención, momento en el que una empresa en concurso y cesación de pagos, en situación de quiebra, tiene valor negativo y por lo tanto no hay un peso que poner.
Es más, hay que discutir vía juicio de responsabilidad cómo Marsans se hace cargo de la deuda que le corresponde.
Obviamente, también hay otras cosas. Nosotros creemos que hay que avanzar judicialmente, y sería importante que esto se agregara en el proyecto que estamos discutiendo. Algunos diputados del oficialismo me dijeron que no era elegante hacerlo; no es mi propósito ser elegante con Marsans. Pero acepto –algunos plantearon el convite‑ que todo el Parlamento nacional le pida a la Procuración General de la Nación que el Estado se presente en las causas locales e internacionales en relación con la situación de Marsans. Esto es algo que hay que llevar adelante.
Por otra parte, considero muy importante no tocar el gasto social. Es algo innecesario que genera irritaciones que no corresponden; sin hacerlo igualmente se puede avanzar. Estamos frente a una oportunidad y hemos trabajado bien.
El segundo gran eje que planteamos de entrada es que la mirada sobre este tema había que hacerla dejando de lado por un momento el debate oficialismo-oposición. En este sentido, respeto todas las posturas, pero no es cierto que lo que hoy estamos votando es lo mismo que lo que llegó.
Es cierto que podría haber sido mejor; sin duda alguna. Pero con esto el gobierno tiene herramientas –si quiere; para eso es el que maneja el Poder Ejecutivo‑ para hacer las cosas de otro modo. También está claro en el proyecto que nosotros tenemos la posibilidad de evaluar lo que el gobierno haga en una segunda instancia.
Bajo la consigna de que Aerolíneas Argentinas es y debe ser del Estado –pero la deuda no‑, consciente de que hay mejoras sustantivas, esperando que los compañeros del bloque oficialista efectivamente agreguen las cosas que dijeron que iban a incorporar y sobre la base de entender que la garantía para todo este proceso no radica en el secretario Jaime sino en los trabajadores que han puesto el cuerpo defendiendo una y otra vez la sobrevivencia de nuestra aerolínea de bandera, desde ese lugar es que nosotros vamos a acompañar en general este proyecto, manteniendo nuestras observaciones en particular. Por supuesto, mantenemos también la posibilidad de juicio final en cuanto a la operatoria que el gobierno nacional lleve a cabo en relación con lo que todavía falta realizar. (Aplausos.)

agosto 15, 2008

CHACO

Presentaron la mesa de conducción local de Proyecto Sur

Anticiparon la Campaña en Defensa del Monte Nativo


Presentaron la mesa de conducción local del Proyecto Sur. en expresiones a Chaco On Line, Danilo "Polo" Legal, referente del movimiento, apuntó que uno de los próximos objetivos es una campaña en defensa del monte nativo.
El Proyecto Sur presentó la conformación de la mesa de conducción local. Está integrada por: Danilo "Polo" Legal; Roberto Meyer; Gastón Maciel; el arquitecto Favarón; el doctor Martiano Hayes y Balbino Ojeda. Danilo "Polo" Legal, referente del movimiento, explicó que este movimiento está conformado por varios sectores independientes. Planteó que el objetivo es "recrear un espacio para todos los chaqueños, con perspectivas superadoras a las que tenemos hoy". Apuntó como elementos fundamentales de este grupo político al "compromiso, la militancia y el pluralismo de las ideas". Entre los objetivos planteados para los próximos meses, mencionó que propician una Campaña por el Monte Nativo. Respecto a la problemática indicó que "embarga el futuro de los chaqueños".

Fuente: Chaco ONLINE

agosto 09, 2008

AEROLINEAS ARGENTINAS

Estafas y fracasos del modelo privatizador

Por: Pino Solanas

La iniciativa del gobierno de estatizar Aerolinas Argentinas plantea serios interrogantes a la vez que confirma el rotundo fracaso del modelo privatizador de los transportes públicos. Se pretende retomar Aerolíneas con su flota y oficinas internacionales vendidas, los talleres vaciados y un pasivo de u$s 900 millones. Lo más probable es que sea otro capítulo del viejo culebrón “ El Estado Rebobo” que cuenta como se lo roba y vuelve a hacerse cargo de las deudas que deja el agradecido concesionario privado. ¿Qué enseñanzas deja el vaciamiento y privatización de nuestra línea aérea de bandera? ¿Qué medidas deberían tomarse para evitar otra defraudación?¿Debemos retomar Aerolíneas o crear una nueva empresa –esta vez pública-retomando sus rutas y excelente personal?

LA PRIVATIZACION

Aerolíneas Argentinas fue creada en 1950 por el gobierno de Perón y llegó a ser líder de las compañías del hemisferio sur. Daba beneficios y era considerada de las más seguras del mundo. Al comienzo de los años 90 fue valuada en algo más de US$ 600 millones, muy por debajo de su valor real. La tasación del Boeing 707 -que estaba volando- fué de 1 dólar, lo que motivó el pedido de la Fuerza Aérea para que se lo cedieran y aún sigue operando. Contaba con una flota de 28 aviones propios y uno alquilado- con rutas internacionales y el monopolio de las de cabotaje. Al momento de la licitación el único interesado fue Iberia, que ofertó US$ 260 millones en efectivo por el 85% de las acciones, más otros u$s 560 millones en títulos de la deuda argentina que cotizaban en el mercado 20% de su valor nominal, pero se los tomaba al 100% para comprar empresas del Estado. Eran los tiempos alegres del Plan Brady-Cavallo .

La privatización de Aerolíneas se consumó con abusos jurídicos y económicos inaceptables. Para comprarla , Iberia hipotecó la flota de aviones de nuestra compañía y la Corte Suprema inventó la oscura teoría del per saltum para sacarle la causa al juez natural Garzón Funes. Allí no terminó la cosa: los talleres de Aerolíneas, que contaban con 3 simuladores de navegación e innumerables repuestos, fueron vaciados y transferidos a Madrid; se levantaron rutas internacionales y nacionales mientras los aviones y las oficinas en Paris, New York y otras capitales, se vendieron. Para evitar la quiebra, en el 2001 el gobierno español extendió un crédito de 800 millones de euros al grupo Marsans destinado a pagar las deudas de Aerolíneas y comprarla. El nuevo operador las pagó en parte y el resto del dinero fue desviado hacia otros fines. Como su hermana venezolana Viasa - también comprada por Iberia- Aerolíneas terminó vaciada y quebrada.


¿OTRA FALSA “ARGENTINIZACION”?

Ahora el gobierno sale en salvataje del concesionario español que deja la empresa con una deuda que ronda u$s 900 millones, un solo avión propio y 43 alquilados, pero la mitad no vuela por averías. ¿Por qué el Estado Argentino, siendo acreedor de Aerolíneas, tiene que hacerse cargo del quebranto? ¿No pasó lo mismo con la vieja privatización de Austral, quebrada por el grupo Pescarmona? ¿ Otra vez pagaremos deudas para volver a entregar la empresa al capital privado o a López Mena, dueño de Buquebús o será otra falsa “ argentinización” como la de YPF-Repsol con el banquero Ezquenazi ? ¿Se exigirá una auditoría de inventario de los bienes entregados? ¿Cómo y quienes tasarán la fundida compañía cuyo activo son las rutas y el personal? Frente a las alternativas que abre el traspaso de Aerolíneas al Estado, recordemos que los servicios públicos como las escuelas y los hospitales, no tienen como objetivo dar ganancia sino un servicio social a la comunidad. Los transportes y las comunicaciones son asuntos estratégicos que exigen un gran debate y convocar a las universidades y organizaciones sociales y políticas a estudiar un nuevo modelo de gestión pública.

ALTERNATIVAS AL MODELO PRIVATIZADOR

¿Cuál es la alternativa a la vieja empresa estatal bajo control del partido gobernante o a la compañía privada que busca beneficios rápidos a cualquier precio?¿Con lo que se piensa gastar: no es hora de partir hacia un nuevo modelo de empresa pública donde los usuarios y trabajadores participen en su control ? El debate postergado entre lo público y privado sigue ocultando falsos mitos como que el Estado es mal administrador. Las instituciones no son responsables de sus conducciones como no lo es el automóvil ante su víctima. Las privatizaciones demostraron lo contrario de lo que anunciaban: fueron y siguen siendo un pésimo negocio y un robo a la Nación. El gobierno nacional no tiene el proyecto de reconstruir la aeronavegación. Las rutas de cabotaje comenzaron a cederse a compañías extranjeras cuando el Estado - además de Austral- cuenta con dos empresas que esperan se las dote de equipos: LAFSA, con personal y sin aviones; y LADE, con una vieja flota donde vuelan pocos aviones . ¿No sería más sensato que en base a ellas y al personal y rutas de Aerolíneas, se invierta en una nueva compañía lo que se piensa pagar por las deudas de Marsans? La Comisión Bicameral de Seguimiento de las Privatiza-ciones, hasta hoy fue cómplice del despojo. Es de esperar que esta vez el Congreso impulse un gran debate sobre el futuro de la aerolínea de bandera y la reconstrucción del sistema integral de transporte.

PROPUESTA PROGRAMATICA

A.- Recuperar nuestros recursos

La reapropiación pública de nuestros recursos naturales y estratégicos, la nacionalización del petróleo, el gas y la gran minería -reinstaurando el Artículo 40º . de la Constitución de 1949- junto a otras riquezas que nos han quitado, constituye un instrumento clave para definir el futuro de nuestro país.

B.- Responder a las urgencias

1.- Alimentar y curar

Es preciso erradicar el hambre y la desnutrición en la Argentina y garantizar el cuidado y tratamiento médico-odontológico a todos sus habitantes. No debe haber más ningún niño, joven, adulto o anciano desamparado ni viviendo en la calle. Ello es realizable con una amplia participación solidaria coordinada con las organizaciones sociales y las instituciones públicas. Los hospitales deberán entregar gratuitamente los medicamentos necesarios, a ser producidos por laboratorios universitarios y otras instituciones públicas argentinas.

2 - Recuperar el trabajo y la creatividad social

Promoción de un área de empresas sociales de calidad -autogestionadas, cooperativas y otras- en el sector rural, industrial, de comercialización y de servicios con apoyo a las pymes y emprendimientos sociales similares. Apoyo y estímulo a las empresas y fábricas recuperadas y traspaso de la propiedad a sus trabajadores. A ello se sumarán los miles de profesionales, científicos y técnicos que el país “exporta” o los obliga a despilfarrar sus potenciales; lo cual permitirá integrar laboralmente a millones de desocupados y subocupados. Los subsidios sociales, con montos actualizados para cubrir el costo de vida, se convertirán en una forma de transición y preparación de los trabajadores, hasta ser reemplazados por ingresos legítimos y provenientes de un trabajo digno y bien remunerado. Las múltiples respuestas colectivas de nuestro pueblo ante situaciones críticas -asentamientos urbanos, organizaciones de desocupados, asambleas, ferias de productores familiares, recuperación de fábricas, comedores y espacios de educación popular, ámbitos de contención de niños y jóvenes en riesgo, entre otras- dan cuenta del potencial del pensamiento colectivo y la acción solidaria como una de las más ricas reservas para la transformación de la Argentina.

3 - Reconstruir la educación y la cultura

Incorporar al sistema educativo a todos los niños y jóvenes, como a los adultos que lo requieran, de modo que puedan acceder, apropiarse y construir conocimiento individual y socialmente útil para acrecentar la conciencia nacional, interpretar y comprender los problemas del país y su pueblo e insertarse críticamente en el mundo científico-tecnológico. Reconstruir la escuela pública, nacional, popular, democrática, gratuita, común y obligatoria, que acompañe las transformaciones sociales. Reformular el sistema educativo en sus contenidos, estructura, financiamiento y condiciones laborales docentes. Atender la emergencia edilicia y de recursos didácticos.4.- Combatir la corrupción y la inseguridadLa mega-corrupción económico-financiera constituye la base de la corrupción de las fuerzas de seguridad, las corporaciones políticas y el Poder Judicial. Esto representa un flagelo que debe ser erradicado con decisión política, como condición para restablecer el estado de derecho, acabar con la impunidad y garantizar la seguridad de los ciudadanos. La inseguridad más grave que afecta a la Argentina se deriva de esta corrupción y de las acciones de diversas mafias asociadas con el poder. Los medios de comunicación y los sectores de la derecha intentan ocultar este problema, mencionando sólo los delitos vinculados con las condiciones de pobreza y silencian el hecho que no más del 3% de los jóvenes pobres se orientan hacia acciones delictivas.

C.- Transformar la Nación devastada

1 - La definición de una democracia integral

El objetivo es democratizar la democracia en el campo económico, social y cultural mediante la creación de mecanismos que garanticen una amplia participación popular en el trabajo, la educación, la salud, la vivienda, el medio ambiente y el bienestar de las familias. Se garantizará la no discriminación de las mujeres, de los pueblos originarios, de los inmigrantes, los discapacitados y toda otra minoría.

2.- Hacia una nueva Constitución Nacional

La recuperación nacional exige la convocatoria a una Asamblea Constituyente con el objetivo de promover una reforma constitucional que plasme las bases de una nueva sociedad. Debe revertirse el concepto elitista de que “el pueblo no delibera ni gobierna sino por medio de sus representantes” y establecer modalidades de democracia directa con mecanismos de participación popular y revocatoria de mandatos, plebiscitos, referendos y consultas vinculantes.

3 - La construcción de un Estado soberano y democrático

Reconstrucción de la potestad soberana del Estado mediante una democratización del sistema político, la reorganización democrática de la Justicia, la reestructuración de las fuerzas armadas y de seguridad y el control autónomo de la moneda y las políticas económico-sociales.

D.- Lineamientos de política económica

1.- Promoción industrial

Reindustrialización del país mediante la creación de un polo de corporaciones industriales del Estado basado, entre otros, en el sector de astilleros e industria naviera, en los talleres ferroviarios, en la ex fábrica nacional de aviación y en las áreas energéticas. Asistencia a las pequeñas y medianas empresas y promoción de un área de empresas sociales de calidad. Se impulsarán convenios de mutuo beneficio con las naciones de América Latina para la creación de empresas públicas latinoamericanas en áreas clave: flota mercante, líneas aéreas, sistemas satelital y de comunicaciones, energía, biotecnología, nuevos materiales y otras que permitan el desarrollo autónomo de ciencia y tecnología de punta para superar el actual modelo agro-energético-exportador.

2.- Recuperación de las empresas de servicios públicos

Las empresas privatizadas de este sector deben volver a manos del Estado; pero antes es necesario impulsar un amplio debate acerca de los modos de gestión capaces de superar la antinomia entre empresas estatales digitadas por los gobiernos de turno o controladas por intereses guiados por el lucro y las leyes del mercado. El objetivo es diseñar empresas públicas que garanticen la participación de los trabajadores y técnicos junto a los usuarios, como modo de evitar la distorsión de sus funciones o eventuales procesos de corrupción.

3.- Promoción agropecuaria

Implementación de una política de desarrollo rural orientada a recuperar nuestra soberanía alimenticia, revirtiendo las distorsiones producidas por el monocultivo de soja transgénica y las dramáticas secuelas derivadas del uso masivo de agrotóxicos que dicho cultivo requiere. Se revertirá la grave tendencia a la concentración y a la extranjerización de la tierra. Se promoverá a los pequeños y medianos productores y se estimulará a las cooperativas para favorecer la protección de las economías regionales y la diversificación productiva, junto a la recuperación de la actividad ganadera y lechera. Se establecerán planes especiales para las zonas afectadas por inundaciones y sequías.

4.- Reorganización integral del transporte

En todos los países del mundo el transporte está subsidiado por el Estado y su objetivo no es generar lucro sino cumplir un servicio público. Es urgente en nuestro país la reconstitución del sistema de transporte ferroviario, fluvial, marítimo y aeronáutico. El ferrocarril debe ser la columna vertebral de la integración nacional, de la reindustrialización, del repoblamiento de las provincias y del derecho de las mayorías a un transporte digno, eficiente, barato y seguro. Se aplicará la ley de reserva de cargas para el transporte de la producción nacional, se revertirá la política aeronáutica de cielos abiertos y se eliminará el sistema de peajes .

5.- Política monetaria

Fortalecimiento de la moneda nacional mediante la garantía de reservas y control del Banco Central como agente financiero de la Nación. Reorientación del crédito bancario con apoyo a la banca cooperativa y social. Derogación de la Ley de Entidades Financieras de Martínez de Hoz. Cese de la circulación de moneda extranjera.

6.- Política fiscal

Reforma del actual perfil impositivo de fuerte regresividad y promoción de un sistema progresivo que grave las rentas financieras, las transferencias de acciones y las grandes utilidades. Revisión del sistema de coparticipación federal. Control de la evasión de los grandes contribuyentes. Estatización de las AFJP. Reorientación del gasto público en términos de las prioridades sociales y del modelo de desarrollo económico nacional.

7.- Comercio exterior

Intervención del Estado en el control del comercio exterior y en una política de retenciones, subsidios y precios orientada a revertir los abusos de las grandes corporaciones exportadoras. Imposición de aranceles en función de la promoción de distintas áreas de la economía nacional. Reorganización de la Junta Nacional de Granos.

8.- Suspensión del pago de la deuda externa

Argentina negoció tres veces su deuda externa siguiendo las presiones del FMI y el sistema financiero internacional. La primera fue al terminar la Guerra de Malvinas; la segunda con el Plan Brady; y la tercera la afrontada por Duhalde, Lavagna y Kirchner: a pesar de estas negociaciones y de la magnitud de los montos pagados, el endeudamiento ha continuado creciendo. Nuestro país puede sentar un precedente histórico en tanto se ha investigado en los tribunales pertinentes el origen y la ilegitimidad de esa deuda. Debe establecerse como prioridad a quién, por qué y cuánto se debe; por ello se propone la suspensión de la totalidad de los pagos -incluyendo capital, intereses y cualquier otro concepto- y un censo obligatorio de acreedores.

9.- Recuperación del medio ambiente

Riguroso control para eliminar la contaminación de la tierra, el agua y el aire. Suspensión definitiva de la minería a cielo abierto, de la deforestación y la devastación del monte nativo, con medidas para implementar su restauración y protección. Censo nacional de salud para determinar las enfermedades producidas por estos flagelos, sancionar responsabilidades y reclamar compensaciones.

10.- Integración continental autónoma

En un mundo donde se están diseñando polos económicos y políticos de alcance continental, la integración autónoma de América latina desde el Caribe hasta la Antártida es una condición para la viabilidad histórica de todos y cada uno de nuestros países. Es preciso conformar un bloque regional de poder en defensa de la paz mundial y de la autodeterminación de los pueblos, capaz de transformarse en un real protagonista de su historia . Es éste un momento político único para hacer efectiva esta integración: a las experiencias transformadoras de Cuba Venezuela, Bolivia, Ecuador, se suman las de otros pueblos hermanos que ya han dejado atrás los condicionamientos del neoliberalismo, con la potente presencia de movimientos sociales y culturales populares en todo el continente.

E.- Lineamientos de política social y cultural

1.- Políticas de pleno empleo

Eliminación de las leyes de precarización laboral y recuperación de los derechos sociales de los trabajadores. Vigencia de la jornada de ocho horas y de las leyes de trabajo insalubre, con protección al trabajador y su familia. Consolidación de una economía de pleno empleo mediante la combinación de las distintas políticas de reconstrucción económica del país.

2.- Recuperación del ingreso real de los trabajadores

Recomposición del salario real en el sector público y privado. Garantía de jubilaciones y pensiones dignas y móviles. Ampliación de la cobertura de los subsidios al desempleo y a la incapacidad para el trabajo. Control de los alquileres y de la canasta familiar hasta lograr un nuevo equilibrio de los precios relativos del conjunto de la economía.

3.- Reparación de los derechos de los pueblos originarios

Reconocimiento del derecho de los pueblos originarios a la recuperación de sus territorios y a la protección y respeto de sus lenguas y tradiciones como base de su plena participación política, social y económica. Los aportes de nuestras culturas deben hacer de la diferencia la base de la igualdad y el mutuo enriquecimiento y no de la discriminación o el desprecio .

4.- Reparación de los derechos de los más débiles

Protección y cuidado de los menores internados en reformatorios con medidas cautelares, sometidos a condiciones infernales de sufrimiento y humillación. Reformulación del tratamiento de las enfermedades mentales y las instituciones psiquiátricas, así como de los institutos carcelarios donde los detenidos están condenados al hacinamiento y el maltrato, sin garantías de defensa legal.

5.- Democratización de la cultura y los medios de comunicación

Elaboración de un nuevo marco legal que posibilite la participación pluralista en los medios de comunicación de todos los sectores sociales para que sirvan de información y debate de los grandes problemas nacionales, de crítica cultural y de promoción de valores de solidaridad y conocimiento. Impedir el monopolio de las grandes empresas y revisar la prórroga de la concesión de las radios y canales de televisión a sus actuales beneficiarios. Sustancial aumento del presupuesto de cultura de la Nación. Creación de casas de la juventud y la cultura en los barrios y en todas las provincias. Impulso a las industrias culturales; en especial a la edición y difusión de libros. Cuota de pantalla en todas las televisoras para el cine argentino de ficción y documental. Sanción de una ley de música.Estimular la creatividad cultural de las mayorías y posibilitar su acceso a todas las expresiones culturales, artísticas e intelectuales. Proteger a los creadores nacionales y la difusión de su producción.


Hacemos un llamamiento a una nueva gesta de unidad, a una patriada nacional, a reencontrarnos en un nuevo espacio político y cultural que nos permita comprendernos y unificar luchas e ideas para enfrentar éstas y otras grandes tareas. Convocamos a todos los que quieren cambiar esta Argentina saqueada y esta seudo democracia para reemplazarla por una Argentina justa y latinoamericanista con pleno protagonismo popular.