octubre 10, 2012

POR CLAUDIO GIORNO

LO QUE HERMES NO SE EXPLICA
"Nunca nos explicamos por qué Pino no está en el FAP”, dijo Binner a un diario de la CABA.   
Lo que no se explica es que a ésta altura, Binner no haya entendido que Pino expresa el sentir de hombres y mujeres que junto a él, luchan y recorren el camino de la emancipación nacional y social. Lo que no se explica es que no haya comprendido que Pino es el referente nacional de una fuerza política y social como Proyecto Sur, la cual plantea grandes causas nacionales y populares, y que cuestiona y confronta al modelo agro-minero-exportador y de saqueo en nuestro país. 
El año pasado, mientras durante largo tiempo desde Proyecto Sur y el mismo Pino se llamaba  a construir, generosamente, una alternativa nacional al bipartidismo, y detrás de un programa consensuado, Binner con sus aliados del FAP, cerraron en el orden nacional, sin avisarnos, el nombre, y otro programa.
Por lo tanto, no se explica que no haya entendido que optamos por mantener nuestras banderas en alto, por sobre otras cuestiones coyunturales, aun claramente adversas.
Proyecto Sur planteó siempre la recuperación de los bienes naturales para el conjunto de los argentinos.  La reconstrucción de la soberanía nacional y verdaderamente popular, la defensa y recuperación de los recursos estratégicos y los bienes públicos, que han sido groseramente entregados contando con la complicidad de la macro-corrupción de la dirigencia argentina. Planteamos promover un debate acerca de las formas de reapropiación de las rentas extraordinarias y de aquellos recursos que son clave para la reconstrucción nacional, la erradicación de la pobreza y las posibilidades de futuro. La reconstrucción de la industria nacional, los ferrocarriles, la flota marítima y fluvial, etc. La participación más profunda de la ciudadanía en la democracia, la dignificación de nuestro pueblo devolviéndole la capacidad de decidir cómo queremos vivir y convivir.

Para Proyecto Sur, la cuestión social incluye prioritariamente el reconocimiento de los plenos derechos de nuestros niños y niñas, de la Juventud, de las Mujeres, de los Ancianos y de los Pueblos Originarios, que han sido y continúan siendo las víctimas más golpeadas por las políticas neoliberales y sus distintas facetas, que todavía persisten en el escenario argentino.

Planteamos que se realice una rigurosa auditoría de la deuda pública, a fin de establecer cuál es la proporción que debe reconocerse y cuál la que habrá de rechazarse considerándola fraudulenta.

Desde Proyecto Sur nos sentimos parte de las luchas socioambientales, y por lo tanto rechazamos la megaminería a cielo abierto, la utilización irracional de agua potable y la destrucción de glaciares; la devastación de bosques y selvas para expandir las fronteras agrícolas con soja o biocombustibles; la utilización masiva de glifosato y venenos similares; la contaminación de las fuentes de agua y las reservas subterráneas.  Una mención aparte requiere la expansión sojera y poner un especial cuidado en el acuerdo con Monsanto y el nefasto emprendimiento reciente que esconde lo que puede tener efectos devastadores.
Proponemos la formulación de un Plan Agrario Nacional y de un Plan de Soberanía Alimentaria.
Desde Proyecto Sur, estamos decididos a cambiar este modelo extraccionista depredador orientado a la exportación de materias primas y minerales, por uno que responda a las verdaderas necesidades de nuestros pueblos.