julio 27, 2009

EL DETERIORO PERMANENTE DEL SISTEMA DE SALUD


El 18 de abril de este año, la Comisión de Salud de la Constituyente Social que se realizo en Moreno, expuso la necesidad de declarar la emergencia sanitaria al distrito de Moreno, sostiene la misma "ya que contamos con unidades sanitarias insuficientes, estado deplorables en las infraestructuras, con falta para la atención de la población (médicos/as, enfermeros/as, técnicos/as y auxiliares de mantenimiento). También contamos con un solo hospital, el cual es insuficiente..." Nuestro hospital Luciano y Mariano de la Vega cuentan con una capacidad de 150 camas, para una población de casi 500.000 habitantes.
Si tenemos en cuenta que Moreno es uno de los Partidos más pobres del Conurbano, es fácil deducir que la mayoría de su población NO tiene acceso a otro servicio de salud que no sea el público, según el censo de año 2001 el 65 % no contaba con cobertura de ningún tipo. La realidad no se ha modificado mucho desde entonces, la redistribución no ha llegado al sistema de salud pública de Moreno, si en el año 2000-2001 el presupuesto para el Hospital fue de 11 millones pesos - dólares (con una paridad cambiaria de 1 dólar 1 peso), hoy es de 20 millones de pesos, es decir el presupuesto se redujo en mas de 10 millones de pesos tomando el valor del sistema cambiario actual, sumado a esto el incremento de casi 100 mil habitantes.
Ya en el invierno del año 2007-2008 la demanda de enfermedades respiratorias como la bronquiolitis en los niños, desnudo las deficiencias crónicas del sistema de salud, sobre todo en niños de menos de 5 años, a esto debemos sumar los factores de riesgo socioeconómicos, o sea la pobreza estructural de un gran porcentaje de nuestra población; Haciendo una lectura política del estado de salud de nuestro municipio los trabajadores del hospital y el delegado de la comisión interna del mismo Manuel Lombardia sostiene que en salud el problema es estructural, el sistema hace eje en la atención y no en la prevención del paciente, se medicaliza en última instancia toda la situación de pobreza y precariedad en la cual viven los vecinos en los barrios, la cual incluye la mala alimentación, la vivienda precaria, el hacinamiento, la falta de infraestructura, la desprotección contra el frío, etc.
Esta situación se repite en el Conurbano, el 48,8% de la población no tiene cobertura medica, estamos hablando de casi 5 millones de personas, sobre todo jóvenes mujeres y varones pobres que no tienen trabajo en blanco y de niños, los últimos datos registrados del año 2007, no hay datos del año 2008, en la Provincia de Buenos Aires murieron 4.10 0niños menores de 5 años, un 25% por enfermedades respiratorias y los casi el 75% restantes por enfermedades que podrían ser evitables, pero que se agudizan por la situación de pobreza. A nivel nacional las cifras son escandalosas, durante el año 2007 murieron un total de 10.912 niños menores de 5 años por enfermedades en su mayoría evitables.
En el país de la desigualdad y del trabajo en negro, hay 16 millones de argentinos que tienen como único sistema de salud el hospital público, que recibieron el año pasado casi 15 mil millones de presupuesto , sobre un total de 65 mil millones que mueve el negocio de salud en Argentina. Para este año, la Federación Sindical de Profesionales de la Salud de la República Argentina denunciaron una reducción real del presupuesto en salud del 8,8% y el desvío de fondos públicos a fondos privados. En síntesis el Estado benefactor del mercado invierte solo el 1,9% del PBI en la salud de la mayoría de los argentinos, mientras la recomendación de la Organización Mundial de la Salud es del 5%.
El Estado provincial lejos de tener una política seria de Salud Pública, funciono a modo Onegeril con programas poco eficientes, financiados con fondos en su mayoría por organismos internacionales, para tapar en forma parcial baches en los sectores más vulnerables y en el medio asegurar negociados con las industrias farmacéuticas como lo ocurrido con el Plan Remediar, implementado por Ginés Gonzáles García. La brecha de desigualdad que aumenta año tras año, se manifiesta en forma cruda y cada vez más difícil de ocultar, en el sistema de Salud Pública de la Provincia de Buenos Aires, en pocas palabras, la falta de financiamiento e inversión real sobre el gasto público, sea este en salud, educación, infraestructura para los barrios, agua potable, cloacas, escuelas, jardines, red de gas, etc., siguen siendo la lógica de un Estado ausente para los sectores populares, pero con una presencia contundente para subsidiar a grandes grupos económicos nacionales y extranjeros profundizando un modelo que viene desde fines de los años 80 hasta nuestros días.


Cora Grevisse
PROYECTO SUR MORENO

Fuentes consultadas: D.E.I.S. Dirección de Estadísticas e Información en Salud.
Sistemas Estadísticos de Salud
Organización Panamericana de la Salud