marzo 30, 2009

Construyamos la alternativa*


Nos encontramos ante las puertas de un proceso electoral que marcará tendencias hacia el 2011. A pesar del injustificable adelanto de las elecciones, estamos mejor preparados para competir y profundizar la propuesta de Proyecto Sur; una alternativa a las políticas neoliberales que nos saquean y a las dos derechas del bipartidismo que lo permiten.

Una vez más, el oficialismo y sus aliados intentan hacernos creer que el enemigo es sólo una parte de la derecha económica y política y no los dos brazos con que opera el modelo neoliberal agro-minero-exportador: el Partido Justicialista y la alianza UCR-Coalición Cívica. Sus diferencias no son económicas, sino políticas: siguen siendo la alternancia gerenciadora del sistema neocolonialista imperante, después de traicionar las causas fundantes de Alem, Yrigoyen y Perón. Cómplices de los grupos económicofinancieros dominantes, del poderío de los EE.UU., del FMI y del Banco Mundial, las distintas expresiones del bipartidismo son responsables de la crisis y la degradación argentina.En su momento, un artículo mío publicado en este diario ("Oro, hambre, saqueos y complicidades", el 5 de enero pasado) provocó diversas respuestas, sin que ninguna contestara su denuncia principal: el hambre es un crimen evitable y consentido porque el país tiene los recursos para acabar con él.

Algunos compañeros se molestaron porque no mencionaba los logros del Gobierno, como si cada vez que se critica sea necesario recordarlos. Los he ponderado innumerables veces en los medios y en notas, por honestidad política e intelectual. Queremos debatir con sinceridad, sin que recorten declaraciones o las saquen de contexto. Jamás dije que "Kirchner es Menem" o que "el kirchnerismo es la continuidad del menemismo", porque en lo político -derechos humanos, relaciones exteriores, justicia- tienen grandes diferencias. Reitero lo dicho: Néstor y Cristina continúan el modelo agro-minero-exportador de Menem y profundizaron las prebendas a la "patria subsidiada". Otros amigos se enojaron porque traté a Kirchner de traidor. No tuve ánimo de ofenderlo: él se puso junto a Menem y a contracorriente de la ola latinoamericana de recuperación de los recursos. Una buena política de derechos humanos no justifica la entrega ni la "ley corta" (Nº 26.167/1/2007) que le pasó el dominio de los yacimientos a las provincias, traicionando la línea histórica de Yrigoyen, Mosconi, Perón a Illia, para quienes los hidrocarburos eran de la Nación. El resultado fue que, en vez de obligar a las petroleras a cumplir las inversiones, se prolongaron las concesiones por 30 años. Fue el mayor golpe económico que sufrió la Argentina desde Menem.
Hagamos la cuenta: tomando la producción actual de 230 millones de barriles anuales y el valor del crudo a una media de u$s 50 el barril y lo multiplicamos por 30 años, dan u$s 345 mil millones, a los que debe sumarse un 45 por ciento más del gas. Una descomunal transferencia de riqueza superior a los u$s 500 mil millones -sin contar que el crudo subirá en los próximos años-, más que suficiente para acabar con el crimen del hambre, la indigencia y desarrollar el país. Es un recurso que le pertenece a nuestros hijos y se entregó sin necesidad: la Nación y las provincias podían recuperar los yacimientos por los incumplimientos o cuando vencieran las concesiones en el 2017 y reconstruir una empresa petrolera nacional. Estos temas no pueden silenciarse: fueron y son políticas del Gobierno. Somos el únicopaís del mundo que permite a las petroleras concentrar el ciclo total de explotación. Sin debidos controles públicos: extraen, transportan, refinan y venden. La estafa fiscal es inmensa. En minería es peor: premian las exportaciones con subsidios del 2,5 al 7 por ciento y pueden dejar fuera del país el 100 por ciento de sus ventas. ¿No se parece al viejo Potosí? Los recursos son de todos y deben cuidarse entre todos. Sin reconstruir una ética pública, no llegaremos a la Argentina que soñamos.¿He querido decir que todo lo que hizo el Gobierno está mal como dicen Carrió, Morales y Macri? Lejos de estos ánimos "destituyentes", defendemos la continuidad republicana del Gobierno y el legítimo derecho del Estado de fijar las políticas distributivas. Con la misma firmeza con que criticamos las complicidades del gobierno K con el saqueo de nuestras riquezas, defendemos sus aciertos y apoyamos en el Congreso sus buenas iniciativas -ante las AFJP, la reforma de la ley de radiodifusión, recuperar la fábrica de aviones de Córdoba-, porque lo que es bueno para la Nación y para el pueblo, es bueno para Proyecto Sur.
Lo que nos ocupa ahora no es el pasado, sino el desafío de construir lo que falta: el movimiento político, social y cultural que pueda derrotar la cultura de la entrega y la derrota y pueda transformar en paz nuestra Argentina. Frente al temor al cambio, la resignación o el posibilismo, planteamos objetivos emancipatorios, democráticos y participativos. Pero, ¿por dónde pasa esta alternativa? Sectores progresistas y neokirchneristas plantean que, como no hay nada a la izquierda de Kirchner, hay que apoyar al Gobierno para evitar que avance la derecha y criticarlo desde adentro para que corrija el rumbo. Así, en mayo de 2007, todos se unieron detrás del Frente para la Victoria para derrotar a Macri, mientras daban luz verde a la reprivatización de Cerro Dragón y la Ley Antiterrorista.
Creemos que esta posición es un error y un grave olvido: Kirchner preside el PJ, partido que nuclea a quienes remataron los bienes de los argentinos y hace de lo público asunto de negocios privados. Su pragmatismo político no tiene principios: es válido abrazarse con Barrionuevo, Saadi o Gioja. Así le fue en Catamarca. No pueden hacernos creer que la derecha es sólo la Sociedad Rural. ¿Qué son acaso las grandes corporaciones petroleras, mineras, agroexportadoras y financieras? ¿Debemos cosificar la historia y estar a la zaga de un gobierno aliado a esta gran derecha? A pesar de laquiebra global, en nuestro país los bancos fueron el sector que más ganancias obtuvo en 2008 por las tasas usurarias que siguen cobrando con la vista gorda del Gobierno.Sabemos que las alternativas no nacen espontánea ente, se las construye con obstinación, coherencia y principios. Es lo que venimos haciendo desde agosto del 2007 con Proyecto Sur. Parecía empecinado y suicida, pero demostró que un importante sector de nuestra sociedad lo esperaba. Las movilizaciones y luchas sociales de los últimos 20 años enseñaron que sin construir una fuerza propia, sin disputar poder político, los esfuerzos son capitalizados por otros.
Hoy seguimos construyendo una fuerza alternativa que uniendo culturas nacionales, progresistas y de izquierda, se prepara para reemplazar al bipartidismo y llegar al gobierno. Tarea ciclópea que sólo podrá llevarla a cabo un grandísimo movimiento y es lo que debemos realizar entre todos. Hemos vuelto a la política no por una elección, sino para realizar el Proyecto Sur. Participaremos en los futuros comicios hasta lograrlo: 2009, 2011, 2013, 2015, etc. Estamos creciendo en las provincias y el 28 y 29 de marzo celebramos el primercongreso nacional. Desde estos objetivos, va nuestro mensaje fraterno: a los militantes sociales y territoriales que aún desconfían de la política; a los compañeros que siguen en sus casas; a todos los trabajadores, jóvenes y mujeres que guardan la esperanza; a los investigadores y técnicos; a los grupos de artistas e intelectuales, a Carta Abierta y atodos aquellos que deseen aportar les decimos: encontrémonos con amistad y modestia, tomémonos un matecito y construyamos juntos la alternativa que el país necesita.

* Diario El país Lunes, 30 de Marzo de 2009 Opinión "Construyamos la alternativa" Por Fernando "Pino" Solanas

marzo 10, 2009

EL DESASTRE DE TARTAGAL


Queremos sumarnos a las voces, organizaciones y grupos que denuncian la evidente influencia de los desmontes, en el desastre de Tartagal.

Como se sabe, a raíz de la ausencia de una Ley marco que lo impida, el gobierno autorizó el desmonte de 800 mil hectáreas desde el 2007. Esta cifra, verdaderamente pavorosa de por sí, adquiere mayor significado cuando se la considera a la luz de las nuevas tecnologías utilizadas para realizar ese trabajo. El efecto depredatorio sobre el terreno que comportan la utilización de topadoras y maquinaria pesada, unida a la velocidad con que se realizan las tareas, multiplican el daño y no dan tiempo siquiera, para que la naturaleza instrumente sus mecanismos de defensa y compensación.

Durante las lluvias y aún sin ellas, el monte atesora agua que vuelca muy lentamente a la recomposición de napas, ríos subterráneos y acuíferos. El suelo esponjoso del monte, es el que permite el paso lento y el filtrado del agua, en tanto que las raíces de los árboles funcionan como vías de acceso al subsuelo. El desmonte, además de una forma de depredación, conlleva también el robo de agua, ya que el agua de lluvia acelera su tránsito, desalimentando el subsuelo además de que su escurrimiento a gran velocidad, provoca erosión, inundaciones, movimientos de suelo, fenómenos aluvionales y otras catástrofes, como las observadas el año pasado en Santa Fe y ahora Salta. Frente a ello y a las consecuencias que inevitablemente sobrevendrán, entendemos indispensable el reemplazo del actual modelo productivo depredatorio, por otro racional y sustentable, que responda a las necesidades de la población.

Un modelo productivo como el actual, que en el tema agrario obliga al desmonte y a la producción de commodities, es proveedor de más pobreza y desastres "naturales". Las inundaciones, sequías, el efecto invernadero, los cambios climáticos y la "pobreza estructural" no son flagelos espontáneos e inevitables, sino el lamentable accionar de un gobierno que se dice defensor de los derechos humanos. Es desconcertante que luego de años de gobierno, se hable de la necesidad de "relocalizar familia lejos de los ríos" o se depositen responsabilidades en el "egoísmo de los que más tienen". ¿Conoce la presidenta y demás autoridades como es la cultura del ribereño y por qué están allí?

Y si dicen que no era evitable, ¿cómo aprueban la Ley de Bosques ahora, luego del desastre?

Hay responsables, no irresponsables de estos fenómenos. Desde la dictadura en adelante, de distinto modo y muchas veces con los mismos actores, ha continuado la consolidación de un modelo productivo que favorece a la clase dominante, a los mismos grupos económicos y sus aliados en el gobierno. Un modelo de expoliación vinculado a la extracción y exportación sin control de nuestros bienes naturales, agrarios 1, hidrocarburíferos 2 y minerales 3 . Como en los tiempos de la colonia se llevan todo, pero ahora utilizando tecnologías que además de producir desocupación y pobreza, generan la devastación y contaminación definitiva de nuestra tierra, agua y aire.

El desastre de Tartagal no es responsabilidad de la naturaleza. Como es posible observar en los registros televisivos y fotográficos, el propio alud de tierra y gran parte de los troncos que provocaron el desastre, no fueron arrancados de raíz, sino que habían sido cortados durante el proceso de desmonte. Esto convierte a los gobernadores y diputados provinciales, en los primeros responsables directos del desastre. Tampoco es posible eximir de responsabilidad, al gobierno nacional y sus socios sojeros, como es el caso del senador Urquía del Frente para la Victoria , uno de los posibles beneficiarios de esas exportaciones a través de su Aceitera General Deheza, una de las mayores del mundo e impulsor del modelo productivo que, en el caso agrario demanda cada vez menos mano de obra y mayores extensiones de suelo, desplazando al pequeño productor, favoreciendo la concentración y extranjerización de la tierra y el monocultivo. Un modelo productivo que envenena los suelos con herbicidas, favorece a las agroexportadoras, al sistema financiero y los bancos. Un modelo productivo que hipoteca el futuro de nuestros hijos y nietos, porque ni el veneno ni la depredación son reversibles.

Argentina está destruyendo aceleradamente su biodiversidad y sus bienes naturales al haberse volcado, por omisión y acción gubernamental, a la extracción y exportación de productos primarios, como son la soja, pasta de papel, hidrocarburos y minerales, importando venenos y cambios climáticos.
El fenómeno, que no es nuevo, ni privativo de una región y ni siquiera de unas pocas provincias -lo cual tampoco lo haría justificable- ha sido denunciado en Misiones por el Obispo Joaquín Piña quien reiteradamente manifestó que quería ser obispo de la gente, no de los pinos.. En esta provincia los montes y el arrasamiento de la diversidad ha dado paso al monocultivo de pinos y a la fabricación de pasta de papel dejando como consecuencia la contaminación, el desempleo y el desplazamiento de los pequeños productores. Una situación similar ha sido denunciada recientemente en La Quiaca por el Obispo Pedro Olmedo, en relación a la minería y la extracción de petróleo, en tanto que problemas parecidos se desarrollan en las provincias petroleras del Sur.

Un círculo vicioso que garantiza la pobreza del hoy y del mañana, que algunos llaman "estructural". En el marco del actual modelo productivo, aún la redistribución de la riqueza, sería funcional al hambre.

*Juan Yahdjian, médico, miembro del Foro de Pensamiento y Construcción Social (FPCS), del Espacio Ecuménico y del Movimiento Social Misiones. juancitochachan@gmail.com.
*Liliana Marzano, hsap. Presidenta de Confar. Miembro del Foro de Pensamiento y Construcción Social y del Espacio Ecuménico.
*Luis Brunati, Docente, miembro del Foro de Pensamiento y Construcción Social
*Jorge Torreiro, Miembro del Foro de Pensamiento y Construcción Social y del Area política parroquia Santa Cruz.
*Juan Carlos Di Marco. Miembro de la Mesa del Movimiento Social Misionero (MSM). (El Dorado. Misiones)
*Julio C. Raffo. Abogado – Docente UBA – Asesor de la comisión de cultura del Congreso Nacional.
*Beatriz Fernández. Responsable Área Política (Iglesia Sta. Cruz). Miembro del FPCS
*Leonardo Pérez Esquivel. Sociólogo. Comisión de Asambleas Barriales por la Recuperación de las Privatizadas. FPCS.
*Juan E. Ricci. Docente – Ex Presidente del INAES. FPCS.
*Adriana Barbieri, hmr. Secretaria de Confar. Miembro del FPCS.
*Fernando Guzmán. Coordinador laico de Justicia, Paz e Integridad de la Creación – Mis. Claretianos.
*Rafael Atuati. Miembro de la Comisión de Justicia, Paz e Integridad de la Creación – Mis. Claretianos. FPCS.
*Adela María Helguera. Religiosa de la Asunción.
*Carlos Juliá. Coordinador de “El Grito de los Excluidos”. Miembro del FPCS.
*Alcira Argumedo. Socióloga – investigadora del Conicet. FPCS.

marzo 04, 2009

Documento escrito por Mujeres de Moreno por los Derechos


8 de Marzo Día de la Mujer Trabajadora

Porque damos testimonio en este día de lucha:
Argentina, incorporara en la reforma constitucional de 1994, la “Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer”, la cual sostiene entre otras cosas, que en situaciones de pobreza la mujer tiene acceso mínimo a la alimentación, la salud, la enseñanza, la capacitación y las oportunidades de empleo, así como a la satisfacción de otras necesidades…..
Sin embargo, la implementación de estos derechos, que emanan de la Ley Suprema, que es la Constitución Nacional, están lejos de la realidad que vivencian la mayoría de las mujeres en nuestro país.
En los últimos 30 años en el conurbano bonaerense la participación en el mercado laboral de las mujeres aumento más de un 50%, se calcula que alrededor del 55% de los hogares pobres están a cargo de mujeres. En forma inversa el mercado laboral se precarizó, quedando relegado a las mujeres las ocupaciones de menor calificación, menor jerarquía y obviamente menor salario.
Los empleos de servicios, el trabajo en comercio, en talleres, ambulantes, cartoneo, por hora, todos en negro, sin cobertura social, con largas jornadas laborales, sin capacitación, con inequidad de oportunidades, sin representación gremial, salarios bajo la línea de pobreza, en un contexto nacional y provincial de crecimiento desigual y de exclusión, hacen que parezca casi imposible un reclamo básico de muchas trabajadoras a lo largo de los años de igual labor-igual salario.
El trabajo de ama de casa, en una sociedad que valora solo el precio de las cosas, se lo considera improductivo, por lo tanto se desvaloriza el trabajo domestico, que incluye en muchos casos el cuidado de enfermos y ancianos.
Ante las crisis, serán las mujeres el actor principal en los barrios que saldrán a sostener aquello que el Estado evade, sosteniendo comedores y copas de leche u otro tipo de organización para paliar la pobreza.
Las mujeres de Moreno tenemos nuestra historia:
Creemos que nuestras voces reclaman derechos humanos básicos, año tras año seguimos sosteniendo el derecho a una Salud Publica digna; en Moreno , a pesar del incremento de su población contamos con un solo Hospital Público, quienes nos gobiernan, o sea l@s “representantes del pueblo”, no se avergüenzan de que en uno de los partidos más pobres del conurbano a pocas cuadras de un Hospital que carece de inversiones mínimas para atender la mayoría de sus habitantes que no cuenta con obra social, exista un luminoso Casino.
Año tras año, seguimos denunciando la falta de aporte presupuestario, por parte del Estado provincial y municipal para implementar políticas universales sobre prevención de embarazos no deseados y salud sexual y reproductiva.
Salimos a la calle para decir, junto a nuestros niñ@s que el “Hambre es un Crimen”, y todo crimen tiene responsables y cómplices.
Salimos a la calle para denunciar la violencia institucional, llevada adelante en Moreno por el Juez de Paz Radrizzani y sostenido políticamente por Andrés Arregui y el Poder Político Local.
Porque la historia la construimos colectivamente con la palabra y con el cuerpo te convocamos a ser parte de este 8 de marzo del 2009.


Nos convocamos en la Plaza San Martin el día 7/3/09 a las 17hs.