julio 12, 2012

FORMAMOS? INCLUIMOS?

Es en el ámbito educativo donde pocas veces escuchamos noticias (y cuándo las hay, uff, no son para nada esperanzadoras). Es en el ámbito educativo donde los políticos en campaña tratan de no incurrir (dado que, basándome en las políticas educativas actuales) no se ven grandes propuestas innovadoras y mucho menos alentadoras para la formación de los estudiantes ni para la de los futuros y actuales docentes.
Cité el término “formación”,  a ver; formar quiere decir Producir una forma (según un diccionario etimológico). Ción, indica acción y efecto, o sea que, formación es la acción y efecto de formar.
A la vez que voy escribiendo estas líneas, me voy repreguntando si en realidad los docentes formamos. Formamos?
Y las preguntas me acorralan, sí, dado que basándome en las respuestas que los docentes brindamos, antes de escuchar las preguntas, o mejor dicho, antes de preguntarnos si llevamos a cabo la acción de formar, cómo lo hacemos, si es que lo hacemos, qué o a quiénes formamos, para qué y por qué, llenamos el camino de respuestas que nos generan la tranquilidad (por lo menos a algunos les importa estar al menos “tranquilos”) de que estamos haciendo lo correcto, y basándonos generalmente en las políticas educativas actuales a las que quienes las firman suelen jactarse de ser artífices o partícipes de las mismas, en las que según sus subjetividades, son netamente inclusivas.
En muchísimas reuniones plenarias, jornadas docentes y/o cafecitos de recreo, decimos ser inclusivos.
Los directivos, psicopedagog@s, psicólogo@s de la educación, licenciad@s en educación nos sugieren tener muy presente la inclusión en la creación de actividades.
Las propagandas oficiales, no sólo las que refieren al ámbito educativo escolar, denotan la importancia de la inclusión, que según el oficialismo y los medios que a él responden, lleva adelante este modelo.
Según el diccionario, inclusión es la acción y el efecto de incluir (poner algo dentro de otra cosa o dentro de sus límites). 
Sigo buscando en la web y encuentro lo siguiente: la inclusión es un concepto teórico de la pedagogía que hace referencia al modo en que la escuela debe dar respuesta a la diversidad. 
Integramos a qué? Para qué? Cómo? A quiénes? Cuándo? Estamos nosotros, los docentes, integrados?  Son estas otras de las preguntas e incógnitas que van surgiendo.
Pero al igual que sucede cuando intentaba reflexionar unas líneas más arribas sobre la formación, surgen las respuestas antes que las preguntas.
“Somos inclusivos! Decimos todos como si gritáramos un gol de nuestro país en la final de la copa del mundo”.
Y es en ese momento cuando recuerdo las propagandas oficiales, por ejemplo, donde dicen que darle una computadora a un estudiante es inclusión. Son palabras de la presidenta en campaña las que dicen que  "La brecha de desigualdad en la República Argentina, que hace que muchas veces los papás no puedan comprarle, como correspondería, a cada hijo una netbook, y entonces es el Estado el que va a cubrir eso que falta."
La presidenta cita a la brecha de desigualdad, como si fuese algo inherente a su (sus mandatos), como si sólo fuese un cruel legado heredado (en parte lo es, sólo en parte) y como si recién asumiera (iba por su segundo mandato y por el tercero de lo que el oficialismo denomina como “el modelo”).
Ella, la presidenta, reconoce que hay papás que no pueden comprar las “netbook” a sus hijos. Por qué será, no?
El hecho de entregar una netbook se toma como una acción de incluir, y recuerdo esa definición que escribí unas cuantas líneas más arriba. La cito nuevamente: “la inclusión es un concepto teórico de la pedagogía que hace referencia al modo en que la escuela debe dar respuesta a la diversidad. 
La entrega de una netbook es un modo de dar respuesta a la diversidad?
Desde el oficialismo relacionan la acción de entregar las netbooks en el programa denominado “Conectar Igualdad” a la mejora del sistema educativo. O sea; por lo visto, entregar computadoras a las corridas cuando se acercan las elecciones (como lo han hecho) sin previamente realizar un estudio de cada zona, región, comunidad educativa sobre las necesidades urgentes de los estudiantes y sus familias, sería una respuesta a las diversidades?
Llegan las revistas sobre el programa “Conectar Igualdad” a las escuelas desde el ministerio de educación, donde en las mismas se muestran (se intenta) los grandes logros, según el gobierno, de este programa inclusivo.
Y mientras todo esto sucede, sigo preguntándome si los docentes formamos, si nos forman, si somos inclusivos, si estamos incluidos y tantas otras cosas.
Sobre todo cuando muchos de mis colegas cuentan que evalúan a carpeta abierta y que ni así obtienen resultados positivos. - Les hablamos sobre “cosas” que a ellos les interese y…….. –nada.-
Ante estos acontecimientos surgen dudas, muchas, como por ejemplo: estos chicos estarán preparados para encarar al término de la educación secundaria obligatoria, una carrera terciaria o universitaria, si es que así lo desearan? Tendrán herramientas para ello? Les habremos generado las mismas?
Generalmente los docentes nos justificamos con lo que a veces llamamos “aprobada masiva” o “regalo de Papá Noél”, que es el hecho de aprobar a todos o casi todos, basándonos en la mirada (bajada de los ministerios de educación) de que alumno que repite abandona la escuela y se va a la calle y fracasa.
Será entonces que al aprobar a los estudiantes sin que hayan hecho nada por ganárselo estaremos ayudándolos a no fracasar?
No estaremos de esa forma acompañándolos al fracaso?
Pero, al igual que nuestra señora presidenta, las respuestas las damos sin cuestionarnos en absoluto y sin hacernos cargo, ni nada parecido, a las circunstancias y entonces es cuando decimos: “Somos inclusivos” y entonces nos convencemos de estar haciendo lo que (creemos deberíamos tener que hacer) y seguimos durmiendo tranquilos y sin hacernos cargo de lo que nosotros también generamos.
Es todo esto ser inclusivo?
Me es imposible no preguntarme y repreguntarme………si me interesa seguir incluido e incluir a los estudiantes en este sistema del relato, y nada más que en el relato ………. INCLUSIVO.