noviembre 06, 2009

Moreno 4 de Noviembre de 2009


Los vecinos del Barrio La Esperanza II de Moreno damos a conocer a la sociedad toda los hechos ocurridos durante el violento desalojo que sufrimos el día martes 3 de noviembre:

En la semana en que el Municipio declara su adhesión a la Marcha Mundial por la Paz, y se manifiesta en favor de la NO VIOLENCIA en Moreno, el día martes 3 de noviembre aproximadamente a las 7 de la mañana, 130 familias, vecinos y vecinas del Barrio “La Esperanza II”, fuimos sorprendidos por una violenta represión de mas de 500 efectivos policiales, procedentes de fuerzas de infantería, movilizadas desde distintos distritos de la Provincia de Bs. As.
Bajo la Orden de desalojo sin previo aviso, del Juez de Paz Juan Francisco Radrizzani , quien tiene por costumbre NO GARANTIZAR los derechos fundamentales de los ciudadanos y ciudadanas de Moreno, haciendo uso y abuso de prácticas de desalojo compulsivo tanto sobre casas de familia en forma individual como en forma colectiva, tal es nuestro caso, y desconociendo las reiteradas expresiones de repudio a su violento accionar que vienen llevando adelante vecinos y organizaciones de Moreno hace años, fuimos víctimas del mayor atropello que hayamos conocido.
La policía montada, con perros, en camiones, motos ingresaron al barrio destruyendo a las patadas y a mazazos las viviendas donde se encontraban niños, cuyos padres estaban trabajando, mujeres embarazadas con niños pequeños, algunos de ellos discapacitados, habiendo sido insultados y denigrados.
Perplejos ante la situación que estábamos atravesando, hombres, mujeres jóvenes y niños comenzamos a desarmar pacíficamente nuestras viviendas, intentando de algún modo evitar que lo destruyeran todo.
Ante tal situación el Poder Político Municipal hizo oídos sordos a todos los pedidos de cese de desalojo, la propuesta sutil y perversa tanto de los representantes de EJECUTIVO como de HABITAT, fue hagan lo que puedan que nosotros no podemos hacer nada, priorizando el derecho a la propiedad privada de una supuesta dueña S.A. La Loma, negándose al pedido de traslado de nuestras familias a algún lugar donde poder alojarnos mientras quedábamos en la calle, y se negó a interceder ante el Juez, desligándose de toda responsabilidad por los acontecimientos sucedidos. Sin embargo el Municipio interviene convalidando el desalojo al enviar camiones del Estado Municipal que estaban a disposición de la policía para cargar los escombros.
La represión continuó llegada la medianoche, con policías apostados en cada uno de las parcelas, quemando los restos de pertenencias que quedaban después de haber incendiado y destruido las pocas construcciones de material que habíamos alcanzado a levantar con el esfuerzo de nuestro trabajo.
En medio de la impotencia que sentimos, ya que muchos de nosotros compramos el pedazo de tierra a quien nos dijo que tenia poderes para disponer de ella, se agrega que como vecinos en pocos meses logramos organizarnos, marcar las calles, tener la copa de leche y un comedor para los chicos, conseguir el agua y hasta la luz, nos preguntamos entonces: ¿si somos gente digna y de trabajo… porque nos sentimos tratados como ganado y tirados a la calle como basura?

Los vecinos y las Organizaciones abajo firmantes manifestamos y repudiamos este acto de represión, indiferencia e impunidad.