diciembre 09, 2009

COMUNICADO

PROYECTO SUR RECHAZA PROPUESTAS REPRESIVAS EN LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES Y PROPONE CONCEPTO DE SEGURIDAD ALTERNATIVO

La Comisión de Derechos Humanos de Proyecto Sur de la Provincia de Buenos Aires hace pública su preocupación y repudio ante el discurso represivo y las propuestas autoritarias e inconducentes que en materia de seguridad impulsan el gobernador Daniel Scioli y su (hasta ahora) Ministro de Seguridad Carlos Stornelli.
En tal sentido RECHAZAMOS:
1) La instalación de la discusión sobre la baja de la edad de imputabilidad de los menores por el Gobernador bonaerense, como una maniobra para disimular el fracaso de la política de seguridad llevada a cabo en la Provincia de Buenos Aires, distrayendo del verdadero debate que debe darse la sociedad acerca de las causas generadoras de la delincuencia juvenil y sobre cómo resolver los déficit en materia de inclusión social, contención y educación de la niñez y adolescencia y tratamiento de las adicciones, situación que afecta a centenares de miles de niños y jóvenes en nuestra Provincia;
2) Las propuestas para reflotar las contravenciones como mecanismo de control social de los jóvenes a través de razzias y otras detenciones arbitrarias centradas en la “portación de cara”, que históricamente resultaron ineficaces para combatir o prevenir el delito, así como violatorias de derechos, y a las que creíamos una etapa superada en la historia provincial;
3) La tentativa de restaurar la “maldita policía” mediante el peligroso discurso de dar a la fuerza policial “mayor poder de fuego” o aumentar sus atribuciones. Consideramos lamentable que se haya borrado de un plumazo la reforma policial anterior sin instrumentar soluciones superadoras, y dejamos constancia de nuestra preocupación ante el aumento de influencia en el Ministerio de Seguridad de cuadros provenientes de la “maldita policía”;
Proyecto Sur cree que, en materia de seguridad, debe haber un abordaje sincero y sin apelar a la demagogia fácil del discurso de “mano dura”. Creemos que es tan importante el combate al delito como la prevención. Creemos que la criminalidad aumenta con la injusticia social y la exclusión, y que se debe intensificar el rol del Estado en la distribución de riquezas, en la Justicia Social y en la educación en los valores. Creemos que se debe combatir los núcleos duros de criminalidad en materia de narcotráfico, desarmaderos y trata de personas, comenzando por la propia policía, muchas veces cómplice de redes mafiosas. Creemos, finalmente, que la criminalización de la pobreza y de la protesta social no hace más que profundizar la injusticia, verdadera generadora de la inseguridad.
COMISION DE DERECHOS HUMANOS DE PROYECTO SUR