septiembre 23, 2012

23 de Septiembre Día Internacional contra la Trata de Personas


Cora Marion Grevisse (Proyecto Sur Moreno)
Mesa de Género de la Provincia de Buenos Aires

“La prostitución no es el oficio más viejo del mundo sino la violencia más antigua contra las mujeres”; así comenzábamos a conversar el tema de la trata en algunos talleres con jóvenes adolescentes; el disparador; permitía ir desarmando los mitos dentro de una sociedad patriarcal cuya lógica cultural nos dificulta relacionar las verdaderas causas de este delito atroz, el de la esclavitud sexual y la trata de personas.
Las y los abolicionistas sostenemos que la prostitucion esta inserta “en un mecanismo de múltiples sistemas de opresión y explotación: estructuras económicas  de clase y sexistas que crean barreras para el desarrollo en el plano personal, educativo, político y en el plano laboral de todas las mujeres”. 
La pobreza y la desigualdad social genera  prostitucion y esta es la base de la trata de personas.
 Según informes de organizaciones de mujeres de todo el mundo y del Fondo de Población de Naciones Unidas, en la última década, han habido más de 30 millones de mujeres y niñas traficadas, entre 7 y 10 billones de dólares mueven este mercado delictivo, en Europa el 87 % son extranjeras procedentes fundamentalmente de America Latina; entre el 85 y 90 % de las mujeres y niñas/os traficadas son destinadas a la explotación y esclavitud sexual.
La periodista e investigadora mexicana Lydia Cacho, sostiene en su libro “Los demonios del Edén”, que a la par de la feminización de la pobreza, esta el de las leyes migratorias, que en complicidad con los gobiernos, los enormes movimientos de mujeres de países pobres  de America Latina, África y Europa Oriental, entran con permisos laborales y son vendidas como esclavas tanto en países como Israel, Holanda o Japón.
El Kirchnerismo, sanciono en el año 2008, la Ley 26.364, sobre prevención y sanción de la trata de personas y asistencia a sus victimas.Nuestro país se acoplo así al Protocolo de Palermo (2000) que complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional, esta ley va sentando las bases para la reglamentación ( la cual sostiene que la prostitución es un trabajo).
Para la actual Ley de trata es preciso probar que la victima mayor de 18 años no ha consentido, cuando estamos hablando de personas en un estado de absoluta vulnerabilidad de sus derechos humanos.
Todos estos acuerdos y normas son contrarias a la posición abolicionista que adopto Argentina en el año 1960 con la Ley 15.768,en la cual adherimos al “Convenio para la Represión de la Trata de Personas y de la Explotación Ajena del año 1949, en cuyo Preámbulo considera que “la prostitución y el mal que la acompaña , la trata de personas para fines de prostutución son incompatibles con la dignidad humana”, nadie puede consentir su propia explotación,  y en su Art 1° Las partes del presente convenio se comprometen a castigar toda persona que concertare la prostitucion de otra persona, “aun con el consentimiento de tal persona”…
El modelo extractivista y sojero  genera la expulsión y la mayor pobreza entre las más pobres del sistema, las mujeres y las niñas/os;  hasta ahora el Mercosur no solo permitio el libre caudal de los capitales de las multinacionales, sino también el libre traslado de las personas para la trata y la explotación, esta mirada política debe estar acompañada por un cambio cultural profundo, la prostitución no es un mal necesario,  romper con esta visión conservadora nos corre de la indiferencia y la impunidad que se sostiene desde el Estado; y que el varón que paga por sexo no es “cliente”, es prostituyente y fomenta con su acción la trata de personas.