febrero 15, 2008

¡NO AL "TREN BALA"!

Proyecto Sur se moviliza y busca ganar la calle nuevamente, para enfrentar las urgencias y demostrar que cumplimos con lo prometido durante la campaña: seguir con la construcción de una fuerza unida y en crecimiento para enfrentar los problemas nacionales.

Por: Redacción Infosur

¿Y cuáles son los temas prioritarios que viene planteando Proyecto Sur? : la recuperación de los recursos naturales y el petróleo; acabar con la miseria y la desocupación; e impulsar la integración latinoamericana. Pero hoy se suma otra urgencia: la reconstrucción del sistema ferroviario, frente al colapso y la crisis general del transporte argentino, como consecuencia del fracaso y vaciamiento producto de las privatizaciones, y frente al perjudicial anuncio del contrato del “tren bala”.
Nunca se vivió una situación de deterioro semejante; ni los usuarios y pasajeros estuvieron tan maltratados: no funcionan trenes, aviones, aeropuertos; se suspenden servicios a diario; y los accidentes se multiplican. El modelo del transporte automotor colmó las calles y carreteras: sólo el año pasado se registraron más de 8.000 muertos.
Ante esta situación, la reciente firma del contrato del “tren bala” es una de las medidas más graves y equivocadas que se han tomado en estos años: no sirve a nuestras necesidades -como lo explican las notas que se publican en este número-, sino que vuelve a generar deuda externa y mayor dependencia tecnológica; se desperdicia la ocasión de reconstruir un ferrocarril que atienda a las necesidades de transporte de todo el pueblo argentino, especialmente a las poblaciones del interior. Necesitamos un tren que integre las economías regionales, que sea alternativa al transporte automotor y reconstruya la gran industria ferroviaria que tuvimos, con cientos de miles de puestos de trabajo.
Por eso, junto a la denuncia de la re-privatización del petróleo en beneficio de los amigos del gobierno, la cons¡gna prioritaria del presente es “No al tren bala, sí al tren para todos”. Hay que enfrentar la desinformación y explicarle al ciudadano las ruinosas consecuencias que le traerán al país los nuevos espejitos de colores del “tren bala”.
Con los más de $ 10.000 millones que, se estima, se gastarán en este proyecto, podríamos construir un tren seguro y confortable para todo el país.
Denunciemos al triángulo de la mega-corrupción: concesionarios, cúpula sindical ferroviaria y gobierno. La “mordida” es insaciable: hoy gastan tres veces más que antes de la privatización, para tener el 20% de trenes y trabajadores ferroviarios que teníamos antes.
Por estas razones, es preciso promover un gran debate nacional sobre el modelo de transporte y comunicación que necesitamos los argentinos. El camión y el automotor son los medios más caros y contaminantes, mientras el ferrocarril sigue siendo el medio más económico y que menos contamina. Una locomotora arrastra la carga de 50 camiones. El debate no es solo ideológico: con un barril de petróleo a US$ 100 o más, junto a la importación de gasoil a precio internacional, el modelo exclusivo de transporte automotor no es viable en Argentina, al ser uno de los medios más caros. El ciudadano, utilice o no el colectivo o camión, lo sostiene, a través del Estado, con grandes subsidios al gasoil. Ante estas urgencias, los grupos territoriales y militantes de “Proyecto Sur” deben retomar la calle, para multiplicar, con ingenio, las pintadas, afiches, charlas y mensajes

No hay comentarios: